Javier Gómez nos presenta su proyecto empresarial Atalaya del Segura

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 0 Flares ×

ATALAYA JAVIER GOMEZ 2Javier Gómez Merino, Auxiliar de Enfermería, trabajador por cuenta ajena en el sector socio-sanitario, decide afrontar, lo que él considera “un reto personal” y se inicia en el sector servicios, con su proyecto empresarial de alojamiento turístico “ATALAYA DEL SEGURA”.

La idea de iniciarse en el mundo empresarial  le visitó cuando gestionaba una cooperativa de servicios socio-sanitarios en Almuñecar. Cuando regresó a su pueblo natal, Castellar, para continuar trabajando en el sector socio-sanitario, trabajo que aún sigue ejerciendo, fue cuando la chispa emprendedora prendió y decidió aportar valor en un pueblo cercano, Chiclana de Segura, al que siempre ha considerado con un gran potencial turístico.

Chiclana de Segura cuenta con una población de 1.147 habitantes y, en 2008, cuando Javier inicio su actividad empresarial, no contaba con ninguna empresa de restauración, servicio de bar o alojamiento. Javier decide comprar y restaurar dos casas para dedicarlas a alojamiento turístico.

Javier ¿Cómo surgió la idea de dedicarte a esa actividad y no a otra?

Desde que era muy joven siempre pensé que Chiclana de Segura era un pueblo desaprovechado turísticamente y, al regresar, pensé que era el momento adecuado para hacer realidad una idea que había madurado durante años.

¿Contabas con un plan de negocio para iniciar la actividad?

Sí, conté con el asesoramiento de ASODECO, Grupo de Desarrollo Rural de la Comarca del Condado. Las previsiones del Plan de Negocio no se cumplieron. Para empezar, la inversión estimada no fue real, la real fue un 50% superior. Al hacer el proyecto arquitectónico, no se contemplaron desniveles del terreno y zonas de cueva, que no se descubrieron hasta estar la obra iniciada. Con lo que desde los inicios, la realidad fue completamente distinta a las previsiones. Evidentemente, tuve que ir adaptándome a la realidad.

Este Plan de Negocio, incluía una previsión de ventas. Previsión que se realizó basada en porcentajes de ocupación. Las previsiones las hicimos con un porcentaje de ocupación del 10% anual. En la actualidad, tenemos un porcentaje de ocupación superior.

¿Qué inversión necesitaste para empezar? ¿Cómo conseguiste la financiación?

Este es un proyecto de una inversión muy alta. La inversión prevista inicial se financió de la siguiente forma: un 35% de subvención concedida por ASODECO y el 65% entre capital propio y créditos bancarios.

Como ya he comentado, la inversión subió en un 50% de la prevista y necesité buscar más financiación. Esta vino a través de créditos familiares y más créditos bancarios.

 ¿Cómo abordaste emocionalmente este proyecto? ¿Cómo te sentiste saliendo de tu zona de confort para abordar un proyecto que generaba incertidumbre y riesgo?

Emocionalmente lo he vivido en varias etapas:

-De muchísima ilusión y realización personal.

-De choque con la cruda realidad, con momentos  al borde del ataque de nervios. La búsqueda de nueva financiación y la asunción del pago de la misma, fue muy duro. Aún lo sigue siendo, ya que con la situación actual, tengo que renegociar la deuda con el banco para poder hacer frente a los pagos.

-Y ahora, sabiendo que todo es mejorable e intentando actuar de la mejor manera posible en las  circunstancias actuales: Mi situación personal  y la situación económica actual. Aunque he de decir, que veo una perspectiva de futuro muy positiva y halagüeña.

¿Cuál es la situación actual de la empresa? ¿Qué perspectivas de futuro tiene? ¿Cuál es tu situación emocional ahora, en relación a este proyecto?

Como ya he comentado, tengo que renegociar la deuda bancaria, ya que a día de hoy no puedo hacer frente a los pagos y he de conseguir que el banco baje las cuotas a una cantidad asumible. El porcentaje de ocupación es bastante bueno y nos vamos haciendo de una clientela.

Emocionalmente estoy mejor que nunca, estoy dispuesto a negociar, negociar y volver a negociar con el banco, hasta conseguir lo que quiero. Este es mi proyecto, este es mi negocio, estas son mis casas, he aprendido de mis errores y voy a perseverar y a luchar por mi éxito empresarial. Nadie dijo que fuera fácil.

¿Cuál es la valoración global de la experiencia?

Muy positiva, la volvería a hacer, aunque con cambios. Cómo he dicho he aprendido de mis errores, así que ahora abordaría el proyecto por partes, distribuiría las casas de otra manera y, evidentemente, mantendría la situación bajo control en todo momento.

He realizado un sueño, este proyecto me apasiona y estoy muy orgulloso de mis casas rurales y del servicio personalizado y de trato familiar que ofrezco a mis clientes. Os invito a todos a visitarme ¡¡¡Os encantará!!!

Esta entrada fue publicada en Historias de Emprendedores. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*